miércoles, mayo 09, 2007

Herbert Brauer y la nostalgia prematura


Finalmente una foto de vuestro bosquímano blanco preferido.
Me cuenta en su última carta que acaba de volver de Botswana de filmar cheetahs, y que la zona donde vive Lady Luiwa en Zambia está inundada, así que tendrá que esperar para poder volver a ver a su leona preferida...
En fin, anclado en la falta de exotismo de mi zulo vallecano me consuela saber que existe un mundo sin puertas ahí fuera.
Recuperando viejas recientes fotos aquí tenéis imagen de la que fue mi casa por 10 cortas semanas en la tierra prometida.

Y para terminar la visita nostálgica aquí me tenéis de antropólogo culpable con un bocado de carne seca de búfalo entre los dientes, bajo la bandera del imperio.

2 Comments:

Blogger Porculio_Oedipo_and_The_Gracious_Queen said...

Aqui en Londres, con un wisconsin en la mano, no puedo echar mas de menos la carne de bufalo y las casas sin puertas, y eso que solo las conozco de segunda mano, via ebay... Entiendo tu sobrecogedora nostalgia. Yo siento,que ya no puedo seguir ni un dia mas sin oler el olor de las nubes.quiza me vaya este finde a bermondsey, a que me peguen un tiro o me atraquen dos chavs, por eso de que me has hecho pensar en los buenos viejos tiempos...

11:02 p. m.  
Blogger RESI said...

Entiendo eso de la nostalgia, desde mi exilio voluntario en la Barcelona de los Turistas de chanclas con calcetines (las tenemos que incluir en la antimoda, ya cosidas), donde buscar un piso bonito, grande y barato, es más difícil que el Papa folle con condón en un hotel de Rio de Janeiro, me vienen imágenes de MI mismo durmiendo la siesta en MI hamaca azul en MI Oaxaca..... Un abrazo MI compadre!

6:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home


Estadisticas web